¿No conoces nuestra ciudad? Los rincones de Alicante son únicos, llenos de vida y con una interesante historia.

Si estás planeando pasar unos días en la en esta ciudad, presta mucha atención a los siguientes rincones de Alicante que no te puedes perder. Disfrutarás del sol, de la cultura y de la gastronomía de una de las mejores zonas del Mediterráneo.

Los rincones de Alicante que no te puedes perder

Entre los rincones de Alicante que no te puedes perder hay zonas para pasear, construcciones históricas y lugares en los que descansar y reponer fuerzas. Te hablamos de los imprescindibles, aunque hay muchos más por descubrir:

  • Castillo de Santa Bárbara. Lo primero que ves cuando te aproximas a Alicante por carretera es un enorme castillo en lo alto de una colina. Es el Castillo de Santa Bárbara y se puede visitar. Lo mejor, sin duda, son sus vistas. La grandeza del mar Mediterráneo vista desde lo alto del castillo es una experiencia única. Puedes hacer una visita rápida o pasar todo el día en el entorno de la fortificación. Tienes baños, restaurante, merendero y un museo que visitar. Una experiencia para vivir con tu pareja, con tus amigos o con toda la familia. ¡Ah! Y no te olvides de buscar la Cara del Moro en la fachada, ¡a ver si la encuentras!
  • Playa del Postiguet. Una de las grandes ventajas de Alicante es la proximidad al mar. Desde el centro de la ciudad se puede llegar a pie a la playa del Postiguet. No es la más bonita de la costa alicantina, pero tiene todas las comodidades de la ciudad. Tan pronto puedes estar de compras por el centro como dándote un baño en el Mediterráneo.
  • Playa de San Juan. San Juan es un barrio del extrarradio de Alicante. Su playa es de las más conocidas de toda la región y es una de las favoritas para los turistas. Si estás en el centro y dispones de una moto o un scooter, llegarás en un muy poco tiempo.
  • Puerto de Alicante. Además de disfrutar de un paseo agradable, el Puerto de Alicante y sus alrededores ofrece a los turistas la posibilidad de probar la mejor gastronomía de la zona. Existen terrazas en las que disfrutar de una cerveza bien fría, así como restaurantes con género fresco y arroces espectaculares.
  • Barrio de Santa Cruz. El barrio de Santa Cruz es una de las zonas con más solera de la ciudad. En él se ha detenido el tiempo y tienes la sensación de haber regresado al pasado. Tranquilidad, casas blancas, calles estrechas… la mejor manera de imaginarte cómo era la vida de los lugareños antes del boom turístico y la industrialización.

Estos son algunos de los lugares preferidos por los visitantes para disfrutar al máximo de la ciudad de Alicante. Por supuesto, hay muchos más, como el museo MARQ, la Basílica de Santa María, la catedral de San Nicolás de Bari, el barrio de San Roque… Prepara tu visita con todos estos rincones de Alicante que no te puedes perder.