A la hora de planear una ruta en moto, hay que tener en cuenta diferentes aspectos. El principal es buscar la máxima comodidad a través de la ropa que escojamos llevar durante el trayecto. Esto es esencial para poder disfrutar al máximo de la experiencia.

A continuación, te explicamos qué ropa de moto es la más adecuada para ir de ruta.

¿Qué ropa de moto escoger?

Lo primero que debemos tener en cuenta a la hora de escoger la ropa de moto es contar con diferentes tipos de equipamiento, ya que debe ser diferente según la estación en la que nos encontremos, para que esta se ajuste a nosotros y al clima.

La ropa para moto debe permitir la total movilidad, aportándonos confort y seguridad. Por ello, diferenciamos entre ropa de moto de verano y de invierno.

Ropa de moto para verano

El calor del verano puede hacer que pienses que usar ropa para moto suponga una tortura. Sin embargo, es imprescindible llevarla, pues ante un incidente, la ropa que llevemos puesta puede suponer volver a casa ileso o con dolorosas contusiones.

Las prendas que debemos usar durante esta época del año son:
  • Chaqueta de tipo cuero. A poder ser, con cordura más grande para que pase mejor el aire y que cuente con protecciones en los lugares más propensos a sufrir roces: brazos, espalda, codos y hombros. Esta nos permitirá estar protegidos frente a abrasiones, si por un casual entráramos en contacto con el asfalto caliente.
  • Pantalones de cuero con protecciones en caderas y rodillas. También se puede optar por otro material muy resistente, recomendable por su ligereza y frescor, como es el Kevlar. Incluso, es posible utilizar vaqueros diseñados especialmente para la conducción, que cuentan con un material grueso y, al mismo tiempo, cómodo.
  • Guantes finos fabricados con material antiabrasivo que, ante una caída, protejan las manos del asfalto.
  • Zapatos de moto de la talla adecuada que estabilicen el pie, sobre todo el talón. De esta manera, lograremos tener mayor movilidad y seguridad para controlar nuestra moto. Si nos desplazamos por ciudad, los zapatos podrán ser bajos y, en cambio, si nuestro recorrido es por las afueras, es mejor optar por un calzado con caña alta para proteger parte de la pierna.
  • Una braga fina para el cuello. Así evitamos que los insectos nos piquen o que las partículas de otros vehículos no puedan hacer daño.

Ropa de moto para invierno

En invierno, la situación cambia y tendemos a abrigarnos mucho más, lo que puede suponer un problema por la pérdida de movilidad y agilidad para conducir nuestra moto. Por ello, es inteligente usar ropa interior térmica y cortavientos antes que convertirnos en una cebolla.

Las principales prendas que son recomendables llevar son:
  • Chaqueta de cuero o similar. A poder ser, con cordura pequeña para reducir el paso del aire a través de ella y mantenernos a una temperatura adecuada. Además, se puede optar por un abrigo para moto que, por su mayor longitud, protege más la temperatura del cuerpo.
  • Pantalones de cuero, textiles o vaqueros con mayor grosor para proteger el frío, pero que no nos obliguen a renunciar a la comodidad que debemos tener para conducir.
  • Guantes más o menos gordos, todo depende del frío que haga. Al escoger, hemos de tener en cuenta que cuanto más grosor tengan, menor será la sensibilidad para usar los manillares y el tacto para notar vibraciones se reducirá. Una alternativa más segura es contar con puños calefactados para regular la temperatura de las manos durante nuestra ruta.
  • Para los zapatos debemos tener en cuenta los consejos mencionados anteriormente y añadir como una opción más el uso de botas cowboy de cuero, ya que cuentan con la protección y resistencia necesaria, idóneas para cualquier época del año.
  • Una bufanda o braga más gruesa para proteger nuestro cuello de las bajas temperaturas.

A parte de todas las prendas y accesorios mencionados, existe uno más, imprescindible en cualquier época del año:

El casco.

Podemos encontrar una amplia variedad de modelos, entre los que encontramos el Jet o abierto, cómodo para el verano, pero incompatible con la velocidad y con muy poca protección para la cara.

Otra opción son los cascos transformables, que permiten que la mentonera se abra y descubramos nuestra cara, siempre y cuando no estemos conduciendo. Por todo esto, lo mejor es usar un casco integral, seguro y mucho más silencioso, perfecto para cualquier tipo de conducción.

Ahora ya tienes la información necesaria para crear tus looks moteros ideales, por lo que llega el momento de disfrutar de una conducción cómoda, responsable y segura.